jueves, junio 17, 2010

LA CARCEL Y EL TIEMPO

La carcel es dueña de un elemento intrinseco y veraz: el tiempo. El tiempo que nos acompaña, vive y duerme con nosotros y nos marca la verdadera dimensión de los pasados y los futuros. Tiempo unido al concepto de libertad, de juicios, de esperas impacientes, de sueños rotos y de esperanzas nuevas. Tiempo dueño de un destino, esclavo de otros tiempos, tiempo muerto de una vida en "stand by".

Aquí, somos dueños de nuestro tiempo y esclavos de nuestra espera. Aquí el tiempo se enfrenta al hombre y el hombre hace uso de su tiempo: tiempo de espera, tiempo de pensamiento, tiempo de reflexión, tiempo de proyecto, tiempo para la luz, tiempo para el cambio.

En prisión el hombre vive constantemente con su tiempo, enfrentado o acompañado por su yo, su alter ego, su pasión desmotivada, su fracaso en el fracaso.

En prisión el hombre se reconvierte o muere como persona y proyecto. Es necesario agarrarse fuertemente a la luz que se filtra a traves de las olas y hacer un gran esfuerzo para subir a la superficie y poder respirar: no ahogarse en su propia angustia y adversidad

Dios, la musica, el conocimiento del yo, la lectura reposada y profunda, la reflexión serena, el pensamiento intimista, el viaje en el tiempo desde el pasado hasta el futuro, la filosofia, las creencias, el sentido de nuestra existencia, son salvavidas que nos pueden ayudar a alcanzar esa bocanada de aire fresco que nos devuelva la vida y esa lucidez de pensamiento necesaría para sobrevivir.

Salvar el yo, esperar el futuro, regenerarse sobre las cenizas del pasado, mistica, disciplina y mucho realismo consustancial con el futuro cercano, que nos permita vivir en tierras nuevas con sentimientos nuevos y libres en los campos que el paso de las riadas han desnudado de nuevo.

El hombre en Prisión es tiempo, está hecho de tiempo y tratará de alcanzar su tiempo. Mientras tanto, el tiempo se le escapará entre los dedos y cuando cruce hacia los campos de la libertad, se encontrará con un tiempo nuevo. Entonces, tendrá que enfrentarse a su verdadero tiempo, evaluado impecablemente por su tiempo pasado: su tiempo en Prisión.

Tiempo muerto y vivo, consustancial y tenebroso, patio y chavolo, vida y siesta, futbol y polemica, telefono y esperanzas, comunicaciones y replanteos, angustia e inconsciencia, trabajo y rutina, dolor e inquietud, soledad y recuerdos, novias y vivencias, abogados y esperanzas, jueces y miedo.

Tiempo en Prisión, etereo..... TD

1 comentario:

  1. Yolanda Ciriano G.7/15/2010 11:48 p. m.

    Sabias y profundas palabras, Hermosa reflexión tan llena de tristeza, verdad y realidad la que les toca vivir a nuestros seres amados.Mi más sincera enhorabuena por este Blogg. Muchímas Gracias desde Las Palmas de Gran Canaria.

    ResponderEliminar